Categorías
artículos de música entrevistas

¿Truco o trato? Penadas Por La Ley

«Estamos super contentas de tocar. Esperemos recordarlo bien mañana ya que todos los bolos que teníamos se vinieron abajo»

Justo antes de que Fabi (bajo y voz), Naty (guitarra y coros) y Txabolo (batería) subieran al escenario, por primera y última vez en este 2020, hicimos un trato: once minutos para responder a mi breve cuestionario pre-GBC Live Streaming Sessions.

Ellas, bonikas del to’, maquilladas para celebrar la Víspera de Todos los Santos. Pilar y yo con nuestras discretas mascarillas, compartiendo nerviosismo con Penadas Por La Ley. El temporizador nos avisaría del toque de queda pasados quince minutos de su espectáculo, para que así pudiéramos estar encerrados en casa a las 23:00 h. Si al menos hubiera sido a medianoche probablemente nos habríamos cruzado con algún muerto viviente (de los con truco) o quién sabe si hubiéramos terminado convertidos en calabaza.

Penadas Por La Ley -en el camerino y de izquierda a derecha Fabi, Txabolo y Naty- [fotografía Pilar Morales]

Desde el primer concierto de P. P. L. L. en La Plata (provincia de Buenos Aires, Argentina), durante la nochevieja de 1993, Fabi lidera el ahora trío. Aunque sabe bien ceder la palabra a su compañera Naty (vecina de Tigre), que se le unió dos años después de aquello. A inicios del siglo XXI retomaron el proyecto ya instaladas en Bilbo (Euskal Herria), donde conocieron a su bonachón baterista. Y desde entonces, pese a la cierta veteranía, ninguno de los tres ha conseguido vivir de la música tal como reconocen, «En general es muy complicado haciendo el estilo que practicamos y, en particular, mucho más siendo mujeres Hasta ahora el grupo se autoabastecía, pagando los gastos del local de ensayo y las grabaciones de lo ganado en los bolos. Aunque somos una autónomo, una ex tal y un ama de casa no dejaremos de pelar hasta que los huesos digan basta, pero parece estar mal visto tocar punk bien y cobrar por ello».

Penadas Por La Ley -This is not Halloween- [fotografía Pilar Morales]
Su último disco, ‘Malos Tiempos Para La Libertad’ (2017), fue grabado en O. S. Records (Novelda, Alicante) y mezclado y producido por Óscar Martínez, con el cual han repetido para el próximo EP -titulado ‘Iraultza gara’-. Casualmente Oscar Streamline es técnico de sonido sustituto desde que reabrío el Garaje Beat Club, a puerta cerrada.

Precisamente aprovecharon tal viaje para dar continuidad al proyecto, crowdfunding mediante, «Con mucho apoyo y buena vibraUtilizamos Instagram o Facebook para improvisar vídeos cotidianos, aunque desde la llegada de los algoritmos y que esa empresa cobre por llegar a tu audiencia hizo que el crecimiento de nuestros seguidores no fuera orgánico y sí tener que estar más pendiente. No queremos sentirnos esclavas de las redes sociales por ello vamos fluyendo por donde nos sentimos cómodas sin dejar de ser nosotras en todo momento».

Penadas Por La Ley -mirando a cámara- [fotografía Pilar Morales]

Fabi comentó que su experiencia como público estático «fue de puta madre y el grupo que tocaba dijo ‘preferimos veros ahí así que no hacerlo’, lamentablemente es lo que hay, debemos amoldarnos a estas nuevas circunstancias». A lo que Naty apuntó «Tenemos que ponerle más creatividad al asunto*, nuestro concierto lo hemos planteado mentalmente como la grabación de un videoclip y cada cual a darse una paja imaginándose qué estará haciendo quien se haya sacado su entrada al otro lado de la cámara. Aunque será extraño tocar en este pedazo de sala, sin gente y con un sonido muy diferente. Pero esperemos compensarlo con la ganas de tocar».

Y antes de salir a hacerlo, nos desearon: «¡Qué llegue rápido el 2025! Que el próximo año no sea peor que este, que la situación sanitaria mejore y que vuelva el público a los conciertos».

* La banda propuso un concurso de pogo casero, denominado espontáneamente ‘La noche de los jarrones rotos’. Mañana conoceremos el resultado.
Categorías
artículos de música crónicas entrevistas

Las GBC Live Streaming Sessions inauguradas a Machete En Boca

A estas alturas de la pandemia mundial provocada por la enfermedad por coronavirus [aka #COVID–19] -causada a su vez por el coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave [aka #SARS-CoV-2]- y sin haber asistido presencialmente al Bizkaia International Music Experience Professional [aka #BIMEPro] -en su edición «más trascendente e internacional»-, estoy prácticamente convencido de que este 2020 poco bueno va a terminar aportando a la música en directo [aka #CulturaSegura en #AlertaRoja]

El sábado 24 de octubre, la sala de conciertos Garaje Beat Club [aka #GBC] volvió a abrir su puerta de atrás para intentar que no se extinga la llama, aunque lo suficientemente conscientes de que corren malos tiempos para la lírica. En mi pospuesta entrevista a Isaac Vivero (realizada el virnes 30 de octubre para Onda Cero y que puede escucharse aquí), el máximo responsable [aka CEO] del citado «negocio de ocio cultural» y presidente de la Asociación de Salas de la Región de Murcia [aka #MurciaLive!] reconocía lo arriesgado que será tal empeño sin un equipo de protección individual [aka #EPI] económico -como el ofrecido por el Instituto de las Industrias Culturales y las Artes de la Región de Murcia [aka #iCa], a través de la reciente iniciativa FrecuenciaRM– o sin más fechas patrocinadas como la inaugural del 1er ciclo GBC Live Streaming Sessions -a través del 10º circuito de músicas populares Girando Por Salas [aka #GPS] por obra y gracia del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música [aka #Inaem]-.

Machete En Boca fue el pasado (y lejano) año una de las 26 bandas seleccionadas para girar por alguna de las salas supervivientes en cualquiera de nuestras 50 provincias. Y, en esta ocasión, han sido las encargadas de abrir fuego, con apoyo ministerial y con todas las medidas de seguridad posibles pero (lógicamente) sin mascarilla y por primera vez sin un público delante que les hiciera el necesario ruido.

Machete En Boca -en el camerino y de izquierda a derecha: Pibe, La Prima, San y Falso Ídolo- [fotografía Pilar Morales]

La entrevista a sus actuales cuatro miembros supuso el fin a mi antigua grabadora digital, no por lo respondido sincera y paritariamente justo antes de cenarse el escenario -sin apenas notárseles lo de «vamos a parecer estar haciendo un playback»- y ni siquiera por los disimulados nervios ante su «segundo concierto de la nueva anormalidad», tras el del Jimmy Jazz en Vitoria ante un público (obligatoriamente) estático-. Sino porque casualmente parecen ser los signos del final de una era.

Machete En Boca -1ª parte del show– [fotografía Pilar Morales]

Las maestras de ceremonias [aka MC]: San y La Prima salen a partir la pana, con su volumen 4 «aguardando a ser publicado en cuanto se pueda», Machete en Boca y sin morderse la lengua. Escudadas por los productores Falso Ídolo Dj (su disyóquey de siempre) y el Detective Pibe (también MC) -con quien el anterior tiene un proyecto de confesos Pecadores posbakalas llamado: Me Das Mucho Amor [aka #MDMA]- y que aprovecharon para presentar tres o cuatro temikas Hardbass [aka Хардбасс, en ruso] en cuanto las chicas suben al camerino a cambiarse de ropa y los dejan solos para animar a la peña que pagaron 5 € para ver el concierto desde sus kasas.

Viéndolas actuar, quién diría que la sala estaba (casi) vacía.

Machete En Boca -2ª parte del show– [fotografía Pilar Morales]

PS. Discúlpe la reiteración excesiva del uso de los corchetes y sus respectivos anglicismos (innecesarios), conocidos como akas [also known as u o sea], pues han sido utilizados voluntariamente con la intención de subrayar el excesivo usos de siglas al que nos vamos acostumbrando. Y, por si acaso, probarme a ganar un AK [aka Avtomat Kalashnikova, también conocido como fusil Automático Kalashnikov] e ir preparándome para lo que venga.

Espero, al menos, que los vínculos marcados [aka link] sean útiles a quien leyera este artículo [aka post] para escuchar, ver o aprender algo más.