Categorías
artículos de música entrevistas

Piezas & Jayder, aguardando al Eterno Invierno

Su primer intento de concierto en el ciclo GBC Live Streaming Sessions se truncó

Al parecer, cancelaron el vuelo que debía coger un entonces resfriado Piezas para encontrarse con su socio Jayder en la ciudad natal de ambos-. Con más entradas vendidas que el resto de artistas del cartel, procedía que fueran los encargados de cerrar la deficitaria apuesta.

Green light [fotografía Pilar Morales]

Piezas & Jayder, ambos miembros del fructífero Murcia Finest, es una reconocida asociación creativa de letrista-Maestro de Ceremonias + productor-DiscJockey en la escena del Hip-Hop nacional. «La primera vez que actuamos juntos fue a principio del verano de 2004, en un festival en las Torres de Cotillas rapeando junto al raggamuffin Soriano», recuerdan los entrevistados.

Desde aquellas primeras maquetas: Entreredes (autoeditada, 2004) y 750 Nueva Era (autoeditada, 2006), a este primer concierto en plena anormalidad, poco ha cambiado en el proceso creativo y mercantil del destacado tándem. Aunque sí mucho en lo concerniente a su nivel cualitativo y al público alcanzado.

Crew -en el camerino y de izquierda a derecha: Jaro Cristo, Jack Higgz, Sin H, Jayder & Piezas- [fotografía Pilar Morales]

La familia manda y los modos de ganarse la vida se van adecuando. Al parecer este premeditado único concierto de la temporada pueda mostrarnos algo de la otra cara de la moneda. A priori, se intuía que Piezas nuevamente no se encontraba en forma, el brebaje que sorbía daba una pista. «Acabo de llegar conduciendo desde Sabadell con este trancazo que traigo y mañana en cuanto me levante a volver del tirón. No pensábamos actuar hasta que recuperásemos la normalidad pero decidimos atender a esta iniciativa, propuesta por Isaac Vivero. Siempre hemos estado a gusto en el Garaje Beat Club y nos han tratado muy bien. Así uno no se olvida de dónde viene».

Power [fotografía Pilar Morales]

Jayder, que además se dedica por cuenta propia al marketing y la publicidad, desde que abandonase lo de currar tras un mostrador o en un taller de electrónica, reconoce que ahora sí se puede vivir de la música «Incluso mejor que antes de la pandemia». A lo que su compañero explica, «Las plataformas digitales en streaming hacen que muchos músicos vivan medianamente bien. Si se suspenden los bolos solamente quitan una fuente de ingresos directos al artista (excepto la parte que pasa por agencias de representación)».

El Piezas diversifica sus varios egos por las distintas redes sociales y está a punto de dejar de ser jornalero para vivir de sus pasiones

Según la propia experiencia de ambos, el tener un propio control sobre los canales de YouTube o Twitch y Spotify o todo el resto, es la clave. «Sacar un cacho bueno con su constante trabajo artístico», tal como apunta Jaro Cristo -uno de los tres MC invitados ‘a la casa’-.

Give me the… flow [fotografía Pilar Morales]
Precisamente uno de los dilemas relativos a la música en directo, planteado en esta nueva era, es lo adecuado (o no) y las desventajas de actuar sin público (o con espectadores estáticos)

Ciertamente hay géneros musicales que podrán adaptarse mejor, e incluso beneficiarse de ello. Pero otros, como el rap, necesitan de una predominante interacción con su público. Un intercambio de energía físico. «El fundamental feedback inmediato con gente en movimiento», como señala Sin H -socio al bolígrafo y micro del anterior MC citado-.

«No he tocado así en mi vida, por lo que me lo tomaré como un ensayo con cámaras. Si tengo que fingir estar en la pompa de mi vida creo que saldrá un poco excesivo. La verdad es que me da un poco de miedo, curiosidad y respeto por vernos cantando ante unas cuantas personas en silencio. Solamnete atentos a trabajar cada cual en su cometido técnico. Honestamente, yo no compraría una entrada por ver a alguien de mi rango que tenga los medios tan limitados», advierte El Piezas.

Shout, Jack! [fotografía Pilar Morales]

«Efectivamente, pero yo sí pagaría por alguien que se curre mucho lo que son las visuales y que tenga super bien calculado el tema del sonido. Como Kendrick Lamar, por ejemplo», confiesa J Higgz -angloparlante y primero en salir al escenario tras el dúo-.

La continuación del 6º largo, Panorámica (Murcia Finest, 2019), debiera ser La Maldad. Aunque tal como están las cosas de paradas prometen ir sacando singles inéditos, más colaboraciones endogámicas y posiblemente trabajos con nueva gente. Mientras siguen con un proceso creativo muy a largo plazo. Porque, tal como enlaza Piezas «No concibo sacar un nuevo disco si no lo puedo presentar en directo. Para mí, de las cosas más bonitas que tiene hacer música es poder irme con mis colegas a disfrutar en un montón de ciudades y vivir esas experiencias. Pasar por el estudio es casi una excusa para ello».

Murcia Finest is in the house [fotografía Pilar Morales]

«Salud, normalidad y estabilidad mental», fueron los deseos de Piezas & Jayder para el 2021. «Volver al febrero, cuando se presentó en Bilbao The Voice Of Void… y que la cosa vaya igual o mejor» los de Jaro Cristo & Sin H. A los que me permití añadir, un reencuentro del proyecto FHHx de Raúl Frutos (feat. Jack Higgz).

2020 [fotografía Pilar Morales]

Mi opinión, respecto a los fallos técnicos de algunas plataformas que retransmiten la música en vivo y de cómo un diferido puede llegar a afectar a la naturalidad del concierto, es un debate emplazado para cuando termine este devastador año. Enhorabuena a la sala GBC por intentarlo.

Tres patas pa’ (atracar) un banco [fotografía Pilar Morales]
Categorías
artículos de música entrevistas

Angelus Apatrida, con A de Apocalipsis

Angelus Apatrida dieron su primer bolo «un 21 de septiembre del año 2000 en el pub Surf de nuestra ciudad». Hasta el 05 de agosto de este 2020, enmarcados en las Nits del Fòrum programadas por el Primavera Sound, han pasado dos décadas. Suficiente para que el cuarteto albaceteño de thrash metal no tenga nada que demostrar ya -incluso a nivel internacional- y sí mucho que celebrar aunque sea cerca de casa.

A. A. [fotografía Pilar Morales]

Tras algunas cancelaciones «por considerar las autoridades pertinentes que los conciertos con público suponen un foco de contagio de alto riesgo», el concierto sin público en el Garaje Beat Club ha sido el segundo «tras el Apocalipsis COVID» y su fin de temporada. «Hasta ahora vivíamos de la música, pero si sobrevivimos a esto ya nada nos podrá parar …Quizás la 3ª Guerra Mundial que se va a liar», pronostica Guillermo tras hacernos saber lo del científico nuclear iraní asesinado.

Esto es algo temporal, como cuando estás medicándote y tienes que beber cerveza sin alcohol
Angelus Apatrida -en el camerino y de izquierda a derecha: José J. Izquierdo (bajista), Guillermo ‘Polako’ Izquierdo (guitarrista y voz), David G. Álvarez (guitarrista) y Víctor Valera (baterista)- [fotografía Pilar Morales]

«Este formato es una opción, aunque yo no pueda ver nada streaming porque tengo una conexión de mierda, pero ni de coña es lo mismo. Al tener público delante, aunque estén sentados, se siente una especie de energía» reconoce José J. «En nuestro concierto anterior lo pasamos muy bien, pese a la extraña sensación de estar tocando este género en una especie de cafetería al aire libre. Yo sí vi a Somas Cure y estuvieron muy guay» matiza Víctor.

«Es una especie de punto de inflexión en nuestra carrera», en Twitter.

Ya nos vacilaron los madrileños sobre ser precursores en lo de abandonar el formato LP, apostando por el EP e ir publicando singles. Respecto a ello «Nosotros queríamos haber grabado todo el material acumulado en la anterior gira pero las cancelaciones lo han ido posponiendo, del verano pasado al próximo febrero, y esperemos que tarde o temprano podamos salir a la calle con todas las expectativas (en forma de vacuna o lo que sea) funcionando y volver para primavera de 2021».

Confrontados [fotografía Pilar Morales]

¿Soluciones? «Si ya pagamos por trabajadores que sabemos que lo están pasando un poco mal, como pueden ser los negocios de barrio, por supuesto que lo haríamos por ver a artistas que necesiten económicamente una ayuda».

Bilíngüe [fotografía Pilar Morales]

«Yo pediría un poco de coherencia y de unión, pero no para gobernantes o quienes no están metiendo en todo esto sino para la gente de a pie. A partir de eso todo funcionaría de otra manera y los que nos están pisoteando comenzarían a tener un poco de miedo», augura el bajista. Al parecer los otros tres miembros, incluido David que callaba hasta el momento, apuestan por una guerra. Y tal como pudo verse en el bolazo que dieron, Angelus Apatrida van sobrados de munición.

David armado con su Jackson [fotografía Pilar Morales]

El pasado 20 de noviembre salió su último video ‘Bleed the crown’ (Century Media Records, 2020) y, como bien recordaron, no por hacerlo coincidir con la muerte de Franco sino por recordar la de Durruti.

Emitiendo [fotografía Pilar Morales]
Categorías
artículos de música entrevistas

Somas Cure, actitud y pensamiento positivo

En el camerino, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Víctor Pérez (bajista), Darío Gómez (baterista), Álvaro Longarela (guitarrista), Txema Fonz (cantante) y Borja Iglesias (guitarrista).
Por ellos ha pasado exactamente la misma década que ha llevado a toda una generación a tener que adaptarse para lo que venga, y eso denota cierta impermeabilidad ante la frustración
Somas Cure a contra-logo [fotografía Pilar Morales].

Ha llovido intensamente desde que Somas Cure vencieron en Distrito Joven, el certamen municipal de Móstoles en un 8 de mayo de 2010 (tocando literalmente bajo una tormenta). El 8 de febrero de 2020 tuvieron que frenar de golpe su carrera ascendente justo antes del inicio de gira, en la prevista nueva etapa.

Como miembros de un cuidada banda de metal-rock en castellano, tras currárselo a conciencia con cincos discos, parecían encaminados a comenzar a recoger sus frutos. Hasta que la pandemia los resitúa. Aunque para nada se les nota los ánimos caídos, al menos a día de este su último concierto del año (y primero sin público en vivo). Justamente doce meses después del lanzamiento de ‘Salto de fe’ -su primer sencillo de La Colmena (Rock Estatal records, 2020)-.

Somas Cure -Mitos- [fotografía Pilar Morales]

Para el próximo invierno los teatros en formato acústico parecen una alternativa contemplada «Siempre que el aforo haga viable la empresa porque no todo puede ser vía streaming, la verdad», apunta su atento mánager Nadher Ruiz -de la agencia Black Heaven-.

Cuando pregunto por el talón de Aquiles de los músicos en este país, las respuestas lamentablemente se asemejan: «Nooo», «Actualmente no», «No podemos», «Lamentablemente no», «Aún no», «Eeeh… emocionalmente sí. Estamos solucionándolo», cierra con optimismo el cantante del quinteto. «Tuvimos que comenzar a trabajar en plena crisis y hacerlo en lo que fuera. Por lo que ya venimos amedrentados al tener que compaginar currar en la música y prepararnos para obtener los ingresos por otro lado».

Somas Cure -Equilibrium- [fotografía Pilar Morales]
«En el momento en que acabe la fase COVID, y podamos volver a la normalidad, nos será más sencillo el objetivo ambicioso para poder vivir de la música»

«No cruzarse de brazos, hay que disciplinarse, seguir luchando con la ilusión y fuerza de siempre», apostilla el bajista. «Es cierto que logramos cierta comodidad y estabilidad financiera con los últimos cambios internos que tuvimos, el éxito de nuestro anterior disco y la buena acogida de este reciente», reconoce uno de sus dos guitarristas.

Somas Cure -Éter- [fotografía Pilar Morales]

Son conscientes de que el tipo de conciertos, como el que inmediatamente se pagarían ante las cámaras, son una buena opción «porque al menos así tocamos» aunque no sean la solución «viable para poder perdurar». El toque de queda a priori agrava la situación al no poder compartir la experiencia entre amigos pero paradójicamente posibilitaría que se vendieran más entradas.

«Era muy importante para nosotros poder dar a nuestra gente nueva música, estar con ellos en estos momentos de penurias, que disfruten las canciones y mostrarles que seguimos trabajando», reivindica el otro guitarrista.

Somas Cure -Parvesal- [fotografía Pilar Morales]
Pensando en positivo «La pandemia nos ha servido, como a muchos grupos, para ganar agilidad y los planes que tuviéramos poder adaptarlos con flexibilidad. Se abren nuevas vías de trabajo que no sustituirán a las que ya estaban pero sí que complementaran a lo que ya existía»

En esta ocasión menos mal que existe el diferido para poder poner voz y música a la energía que se intuía en la sala. Tras apagarse las luces, prácticamente lo único que sonó reconocible en el GBC fue la intro ‘Rada’ de Thomas Bergersen, tras ella los cinco tipos con pose dura (pero sanos hábitos) interpretarían 75 minutos de vistosa actuación, con una más que evidente profesionalidad y mostrándose sinceramente agradecidos, tanto a su público como al personal técnico, por seguir ahí.

Somas Cure -La Colmena- [fotografía Pilar Morales]
Categorías
artículos de música entrevistas

¿Truco o trato? Penadas Por La Ley

«Estamos super contentas de tocar. Esperemos recordarlo bien mañana ya que todos los bolos que teníamos se vinieron abajo»

Justo antes de que Fabi (bajo y voz), Naty (guitarra y coros) y Txabolo (batería) subieran al escenario, por primera y última vez en este 2020, hicimos un trato: once minutos para responder a mi breve cuestionario pre-GBC Live Streaming Sessions.

Ellas, bonikas del to’, maquilladas para celebrar la Víspera de Todos los Santos. Pilar y yo con nuestras discretas mascarillas, compartiendo nerviosismo con Penadas Por La Ley. El temporizador nos avisaría del toque de queda pasados quince minutos de su espectáculo, para que así pudiéramos estar encerrados en casa a las 23:00 h. Si al menos hubiera sido a medianoche probablemente nos habríamos cruzado con algún muerto viviente (de los con truco) o quién sabe si hubiéramos terminado convertidos en calabaza.

Penadas Por La Ley -en el camerino y de izquierda a derecha Fabi, Txabolo y Naty- [fotografía Pilar Morales]

Desde el primer concierto de P. P. L. L. en La Plata (provincia de Buenos Aires, Argentina), durante la nochevieja de 1993, Fabi lidera el ahora trío. Aunque sabe bien ceder la palabra a su compañera Naty (vecina de Tigre), que se le unió dos años después de aquello. A inicios del siglo XXI retomaron el proyecto ya instaladas en Bilbo (Euskal Herria), donde conocieron a su bonachón baterista. Y desde entonces, pese a la cierta veteranía, ninguno de los tres ha conseguido vivir de la música tal como reconocen, «En general es muy complicado haciendo el estilo que practicamos y, en particular, mucho más siendo mujeres Hasta ahora el grupo se autoabastecía, pagando los gastos del local de ensayo y las grabaciones de lo ganado en los bolos. Aunque somos una autónomo, una ex tal y un ama de casa no dejaremos de pelar hasta que los huesos digan basta, pero parece estar mal visto tocar punk bien y cobrar por ello».

Penadas Por La Ley -This is not Halloween- [fotografía Pilar Morales]
Su último disco, ‘Malos Tiempos Para La Libertad’ (2017), fue grabado en O. S. Records (Novelda, Alicante) y mezclado y producido por Óscar Martínez, con el cual han repetido para el próximo EP -titulado ‘Iraultza Gara’-. Casualmente Oscar Streamline es técnico de sonido sustituto desde que reabrío el Garaje Beat Club, a puerta cerrada.

Precisamente aprovecharon tal viaje para dar continuidad al proyecto, crowdfunding mediante, «Con mucho apoyo y buena vibraUtilizamos Instagram o Facebook para improvisar vídeos cotidianos, aunque desde la llegada de los algoritmos y que esa empresa cobre por llegar a tu audiencia hizo que el crecimiento de nuestros seguidores no fuera orgánico y sí tener que estar más pendiente. No queremos sentirnos esclavas de las redes sociales por ello vamos fluyendo por donde nos sentimos cómodas sin dejar de ser nosotras en todo momento».

Penadas Por La Ley -mirando a cámara- [fotografía Pilar Morales]

Fabi comentó que su experiencia como público estático «fue de puta madre y el grupo que tocaba dijo ‘preferimos veros ahí así que no hacerlo’, lamentablemente es lo que hay, debemos amoldarnos a estas nuevas circunstancias». A lo que Naty apuntó «Tenemos que ponerle más creatividad al asunto*, nuestro concierto lo hemos planteado mentalmente como la grabación de un videoclip y cada cual a darse una paja imaginándose qué estará haciendo quien se haya sacado su entrada al otro lado de la cámara. Aunque será extraño tocar en este pedazo de sala, sin gente y con un sonido muy diferente. Pero esperemos compensarlo con la ganas de tocar».

Y antes de salir a hacerlo, nos desearon: «¡Qué llegue rápido el 2025! Que el próximo año no sea peor que este, que la situación sanitaria mejore y que vuelva el público a los conciertos».

* La banda propuso un concurso de pogo casero, denominado espontáneamente ‘La noche de los jarrones rotos’. Mañana conoceremos el resultado.
Categorías
artículos de música crónicas entrevistas

Las GBC Live Streaming Sessions inauguradas a Machete En Boca

A estas alturas de la pandemia mundial provocada por la enfermedad por coronavirus [aka #COVID–19] -causada a su vez por el coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave [aka #SARS-CoV-2]- y sin haber asistido presencialmente al Bizkaia International Music Experience Professional [aka #BIMEPro] -en su edición «más trascendente e internacional»-, estoy prácticamente convencido de que este 2020 poco bueno va a terminar aportando a la música en directo [aka #CulturaSegura en #AlertaRoja]

El sábado 24 de octubre, la sala de conciertos Garaje Beat Club [aka #GBC] volvió a abrir su puerta de atrás para intentar que no se extinga la llama, aunque lo suficientemente conscientes de que corren malos tiempos para la lírica. En mi pospuesta entrevista a Isaac Vivero (realizada el virnes 30 de octubre para Onda Cero y que puede escucharse aquí), el máximo responsable [aka CEO] del citado «negocio de ocio cultural» y presidente de la Asociación de Salas de la Región de Murcia [aka #MurciaLive!] reconocía lo arriesgado que será tal empeño sin un equipo de protección individual [aka #EPI] económico -como el ofrecido por el Instituto de las Industrias Culturales y las Artes de la Región de Murcia [aka #iCa], a través de la reciente iniciativa FrecuenciaRM– o sin más fechas patrocinadas como la inaugural del 1er ciclo GBC Live Streaming Sessions -a través del 10º circuito de músicas populares Girando Por Salas [aka #GPS] por obra y gracia del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música [aka #Inaem]-.

Machete En Boca fue el pasado (y lejano) año una de las 26 bandas seleccionadas para girar por alguna de las salas supervivientes en cualquiera de nuestras 50 provincias. Y, en esta ocasión, han sido las encargadas de abrir fuego, con apoyo ministerial y con todas las medidas de seguridad posibles pero (lógicamente) sin mascarilla y por primera vez sin un público delante que les hiciera el necesario ruido.

Machete En Boca -en el camerino y de izquierda a derecha: Pibe, La Prima, San y Falso Ídolo- [fotografía Pilar Morales]

La entrevista a sus actuales cuatro miembros supuso el fin a mi antigua grabadora digital, no por lo respondido sincera y paritariamente justo antes de cenarse el escenario -sin apenas notárseles lo de «vamos a parecer estar haciendo un playback»- y ni siquiera por los disimulados nervios ante su «segundo concierto de la nueva anormalidad», tras el del Jimmy Jazz en Vitoria ante un público (obligatoriamente) estático-. Sino porque casualmente parecen ser los signos del final de una era.

Machete En Boca -1ª parte del show– [fotografía Pilar Morales]

Las maestras de ceremonias [aka MC]: San y La Prima salen a partir la pana, con su volumen 4 «aguardando a ser publicado en cuanto se pueda», Machete en Boca y sin morderse la lengua. Escudadas por los productores Falso Ídolo Dj (su disyóquey de siempre) y el Detective Pibe (también MC) -con quien el anterior tiene un proyecto de confesos Pecadores posbakalas llamado: Me Das Mucho Amor [aka #MDMA]- y que aprovecharon para presentar tres o cuatro temikas Hardbass [aka Хардбасс, en ruso] en cuanto las chicas suben al camerino a cambiarse de ropa y los dejan solos para animar a la peña que pagaron 5 € para ver el concierto desde sus kasas.

Viéndolas actuar, quién diría que la sala estaba (casi) vacía.

Machete En Boca -2ª parte del show– [fotografía Pilar Morales]

PS. Discúlpe la reiteración excesiva del uso de los corchetes y sus respectivos anglicismos (innecesarios), conocidos como akas [also known as u o sea], pues han sido utilizados voluntariamente con la intención de subrayar el excesivo usos de siglas al que nos vamos acostumbrando. Y, por si acaso, probarme a ganar un AK [aka Avtomat Kalashnikova, también conocido como fusil Automático Kalashnikov] e ir preparándome para lo que venga.

Espero, al menos, que los vínculos marcados [aka link] sean útiles a quien leyera este artículo [aka post] para escuchar, ver o aprender algo más.